El italiano Brusco ha vuelto más inspirado que nunca. Guacamole es un disco con múltiples estilos y sonoridades. El reggae dancehall hace de patrón, pero en el interior del nuevo álbum encuentran espacio más géneros y temas.

En Siamo sempre di più se habla de originalidad y personalidad, Al primo piano, scala b, interno 3, en cambio, es un agradable experimento, un largo tema que une la tradición del “stornello” (forma de canto popular) romano al estilo del cantautor. Alegría y optimismo en el primer single Una bella giornata come oggi, con homenaje al capitán de la Roma Francesco Totti, Paga tu está dedicada a todos los que tienen un amigo tacaño y Omo de panza es un himno a la cocina sin adornos ni apariencias.

Realidad, cinismo e ironía toman el relevo en I conti della serva, en el que Brusco nombra los excesos y los gastos desbocados de su país. Paraculo habla de listillos dispuestos a hacer de todo para obtener ventajas personales sin preocuparse del prójimo, ‘O Carnaval habla de un mayordomo encargado de contratar una chica para fiestas elitistas de VIPs, mientras los ritmos dancehall de Hattori Hanzo testimonian el amor de Brusco por la música jamaicana.

Guacamole, disponible en todas las plataformas digitales, ha sido autoproducido por el propio Brusco, realizado con la aportación insustituible de Ulisse Minati y Emiliano Rubbi y distribuido por Goodfellas.

En la grabación del disco han tomado parte Andrea Ra, Diego Castaldi, Alessandro Inolti, Francesco Fioravanti, Pierfrancesco Cacace y Ulisse Minati, también arreglistas de todos los temas. Completan el equipo de invitados y músicos Julia Lenti, Viola Inna Cantina y Janine Deberti.